#Brasil. Los escenarios de cara a la elección presidencial

La carrera presidencial en Brasil tiene a dos mujeres como favoritas para conducir al país por los próximos cuatro años. Como telón de fondo, el Partido de los Trabajadores (PT) se juega su continuidad en el poder amenazado por candidaturas que proponen un refresco en la conducción del Estado, cuestión que de tener eco en la ciudadanía podría ser determinante en la elección.

¿Cómo llegan los candidatos a las presidenciales? Las cifras muestran que la adhesión a la abanderada oficialista, Dilma Rousseff (PT) ha sido oscilante, sin embargo no ha dejado de mantenerla al tope de la carrera presidencial.

Si, bien Rousseff registró una caída en la intención de voto tras la arremetida de Marina Silva (Partido Socialista Brasileiro, PSB), en la recta final de la elección la candidata-presidenta ha vuelto a liderar los sondeos de opinión pública. De acuerdo a la proyección de Tresquintos, Rousseff obtendría entre un entre 39,1% y 49,6% de los votos.

Tras la muerte de Eduardo Campos, Marina Silva (PSB) irrumpió en la carrera presidencial con fuerza. Los datos de Tresquintos muestran que el impulso de la candidata ecologista comenzó a decaer y al final de la carrera electoral ocupa el segundo lugar con una leve tendencia a la baja, por lo que su votación alcanzaría entre un 27,7% y 37,1%.

Finalmente, el tercer actor de importancia en la contienda electoral, Aécio Neves (Partido da Social Democracia Brasileira, PSDB) permanece estable en el tercer lugar con una votación que rondaría entre el 16,4% y 24,8% de los sufragios.

Si bien, hay varios elementos que no fueron capturados por los últimos sondeos de opinión pública, los factores de análisis disponibles hoy permiten proyectar a lo menos tres escenarios: (1) ninguno de los candidatos a la presidencia logra más del 50% de los votos en los comicios del próximo domingo forzando a un ballotage; (2) Dima Rousseff logra la mayor cantidad de votos, mientras que Marina Silva y Aécio Neves disputan un lugar en segunda la vuelta; (3) la presidencia de Brasil se define en primera vuelta, con altas probabilidades de que Dilma Rousseff sea reelecta.

El primer escenario ratificaría la más reciente proyección de Tresquintos (Pronóstico Electoral: #3), que muestra una clara ventaja de Rousseff (44,4%) en las encuestas. La intensa actividad de campaña de las últimas semanas encabezada por el ex mandatario, Luis Inácio Lula da Silva, ha dado sus frutos, sin embargo no sería suficiente para lograr una victoria del oficialismo en primera vuelta.

Con Dilma instalada en segunda vuelta, la gran interrogante es quién acompañará a la candidata oficialista en el ballotage del 26 de octubre. Hasta el minuto, la propuesta de Aécio Neves (PSDB) no ha logrado encantar del todo a los votantes, ni siquiera en el Estado de Minas Gerais donde Neves fue gobernador entre 2003 y 2010. Tampoco el apoyo del ex mandatario, Fernando Henrique Cardozo, a la candidatura de Neves tuvo el efecto esperado.

En tanto, Marina Silva, ha interpelado a Rousseff durante los debates presidenciales criticando la administración de los servicios del Estado y la corrupción en empresas públicas. La respuesta oficialista para frenar el alza de Silva se ha centrado en cuestionar sus propuestas de campaña y su capacidad para gobernar. Adicionalmente, en el último tramo de la campaña, la militancia de Silva en tres diferentes partidos políticos (PT, Partido Verde, PSB) ha sido un nuevo flanco de ataques.

El efecto que estos elementos puedan tener en la intención de voto no fue capturado por los últimos sondeos, por lo que no sería extraño que Silva obtenga un menor porcentaje de votos de lo que se espera el día de la elección. Si bien Silva asoma como la más probable contendora de Rousseff en el ballotage, la tendencia podría tener un vuelco inesperado este domingo.

El tercer escenario plantea la posibilidad de una victoria oficialista en primera vuelta. Aquí, la permanencia del PT por los próximos cuatro años asoma como el elemento que inclinaría la balanza en favor de Rousseff.

El PT tiene un fuerte arraigo en varios sectores de la población, sobre todo en las capas bajas de la sociedad. Desde 2002, el partido oficialista ha impulsado una serie de políticas públicas tendientes a disminuir la pobreza en el país, cuestión que ha beneficiado a millones de brasileños que hoy respaldan con fuerza al gobierno.

La incertidumbre sobre un posible recorte de los planes sociales en un gobierno distinto al encabezado por el PT durante los últimos 12 años, podría ser clave y asegurar la reelección de Rousseff y de paso la continuidad del proyecto político de PT.

El tiempo de los pronósticos llegó a su fin. Hoy es hora que los ciudadanos decidan el futuro político de Brasil.

#Brasil. Pronóstico Electoral: #3 (con Datafolha)

Resultado:

Rousseff=44,4%; Neves=21,2%; Silva=31,5%; otros=2,9%

Pronóstico:

Pronostico - 20141002d

Simulación:

Simulacion - 20141002d

Comentario:

  • Nuevas encuestas: Ipobe (fecha: 29-09-2014), Datafolha (fecha: 02-10-2014).
  • Dilma Rousseff (Partido dos Trabalhadores) se mantiene en el primer lugar, sin novedades. Estimamos que podría obtener entre 39,1% y 49,6% de los votos.
  • Marina Silva (Partido Socialista Brasileiro) se mantiene en el segundo lugar, pero sigue una leve tendencia a la baja. Estimamos que podría obtener entre 27,7% y 37,1% de los votos.
  • Aécio Neves (Partido da Social Democracia Brasileira) permanece estable en el tercer lugar. Estimamos que podría obtener entre 16,4% y 24,8% de los votos.
  • Otros candidatos no suman una votación significativa. Estimamos que la sumatoria de su votación podría estar entre 1,0% y 4,2% de los votos.
  • Nota: el ‘Resultado’ muestra el resultado si la elección fuera hoy; ‘Pronóstico’ y ‘Simulación’ muestran el resultado el día de la elección.
  • Nota: incluimos todas las encuestas de Datafolha.

#Brasil. La estrategia oficialista para evitar el ballotage

En la recta final de la carrera presidencial, las sonrisas volvieron a aparecer en el Partido de los Trabajadores (PT). Tras varias semanas de inquietud, la candidata-presidenta Dilma Rousseff logró nuevamente ponerse a la cabeza de las encuestas, justo antes del cierre de campaña.

De acuerdo a las últimas proyecciones entregadas por Tresquintos (#Brasil. Pronóstico Electoral: #2), Rousseff ha experimentado un alza en la intención de votos y podría obtener entre 39,1% y 49,6% de los sufragios. Por el contrario, Marina Silva (Partido Socialista Brasileiro, PSB) se mantiene en el segundo lugar, pero con tendencia a la baja que podría ubicar su votación el próximo domingo entre 27,7% y 37,1%.

Tras la exitosa irrupción de Marina Silva en la contienda electoral, las alarmas se encendieron en el oficialismo, el que ha desplegado todos sus esfuerzos para incrementar la campaña en favor de la presidenta. Los minutos en televisión, el trabajo en terreno y el factor Lula asoman como los elementos claves para entender el nuevo despegue de Rousseff en los sondeos de opinión pública.

Definitivamente la cancha no está pareja en lo que a campaña televisiva se refiere. El PT cuenta con más de 11 minutos de televisión para mostrar sus logros y propuestas. En tanto, PSB no alcanza a sumar 3 minutos. Una situación que debería cambiar en una eventual segunda vuelta, en la que los candidatos finalistas contarían con una cantidad igualitaria de minutos en televisión.

Pero la pantalla no es todo. En las últimas semanas el PT ha desplegado un intenso movimiento para convencer a nuevos votantes. La enorme maquinaria del PT es un factor determinante para efectos de campaña. Los 12 años en el poder han dado al partido oficialista un profundo conocimiento del comportamiento electoral y su estructura le ha permitido llegar con el mensaje de campaña a todos los rincones de Brasil.

En este plano, el oficialismo ha echado mano a uno de los mayores capitales políticos: la figura de Luiz Inácio Lula da Silva. El ex presidente ha hecho gala de su conocida oratoria y carisma para estimular el voto en favor de Dilma y contra Marina Silva. Lula aún ejerce una gran influencia en varios sectores de la población debido a su trayectoria como líder sindical y la posterior obra de su gobierno durante dos períodos.

Lula fue un factor determinante en la elección de Dilma Rousseff cuatro años atrás, cuando la calificó como su heredera. Hoy, con los números en contra no dudó en jugarse su capital político para sustentar el proyecto impulsado por el PT.

La gran pregunta es si los esfuerzos del oficialismo serán suficientes para evitar un ballotage fijado para el 26 de octubre, un escenario que podría tener una cancha más pareja para la exposición pública de los candidatos.

#Brasil. Pronóstico Electoral: #3

Resultado:

Rousseff=44,3%; Neves=21,1%; Silva=32,1%; otros=2,5%

Pronóstico:

Pronostico - 20141002

Simulación:

Simulacion - 20141002

Comentario:

  • Nuevas encuestas: Ipobe (fecha: 29-09-2014).
  • Dilma Rousseff (Partido dos Trabalhadores) se mantiene en el primer lugar, sin novedades. Estimamos que podría obtener entre 39,1% y 49,6% de los votos.
  • Marina Silva (Partido Socialista Brasileiro) se mantiene en el segundo lugar, pero sigue una leve tendencia a la baja. Estimamos que podría obtener entre 27,7% y 37,1% de los votos.
  • Aécio Neves (Partido da Social Democracia Brasileira) permanece estable en el tercer lugar. Estimamos que podría obtener entre 16,4% y 24,8% de los votos.
  • Otros candidatos no suman una votación significativa. Estimamos que la sumatoria de su votación podría estar entre 1,0% y 4,2% de los votos.
  • Nota: el ‘Resultado’ muestra el resultado si la elección fuera hoy; ‘Pronóstico’ y ‘Simulación’ muestran el resultado el día de la elección.

#Brasil. Pronóstico Electoral: #2

Resultado:

Rousseff=43,8%; Neves=20,9%; Silva=32,7%; otros=2,6%

Pronóstico:

Pronostico - 20140930

Simulación:

Simulacion - 20140930

Comentario:

  • Nuevas encuestas: MDA (fecha: 28-09-2014), Vox Populi (fecha: 28-09-2014).
  • Dilma Rousseff (Partido dos Trabalhadores) se mantiene en el primer lugar, sin novedades. Estimamos que podría obtener entre 39,1% y 49,6% de los votos.
  • Marina Silva (Partido Socialista Brasileiro) se mantiene en el segundo lugar, pero sigue una leve tendencia a la baja. Estimamos que podría obtener entre 27,7% y 37,1% de los votos.
  • Aécio Neves (Partido da Social Democracia Brasileira) permanece estable en el tercer lugar. Estimamos que podría obtener entre 16,4% y 24,8% de los votos.
  • Otros candidatos no suman una votación significativa. Estimamos que la sumatoria de su votación podría estar entre 1,0% y 4,2% de los votos.
  • Nota: el ‘Resultado’ muestra el resultado si la elección fuera hoy; ‘Pronóstico’ y ‘Simulación’ muestran el resultado el día de la elección.

#Brasil. Pronóstico Electoral: #1

Resultado:

Rousseff=43,3%; Neves=20,5%; Silva=33,6%; otros=2,7%

Pronóstico:

Pronostico - 20140929

Simulación:

Simulacion - 20140929

Comentario:

  • Encuestadoras: Ibope, MDA, Sensus, Vox Populi.
  • Dilma Rousseff (Partido dos Trabalhadores) se mantiene en el primer lugar, con una leve tendencia al alza. Estimamos que podría obtener entre 37,7% y 47,9% de los votos.
  • Marina Silva (Partido Socialista Brasileiro) se mantiene en el segundo lugar, pero sigue una tendencia a la baja. Estimamos que podría obtener entre 28,9% y 38,8% de los votos.
  • Aécio Neves (Partido da Social Democracia Brasileira) permanece en el tercer lugar. Estimamos que podría obtener entre 16,6% y 24,7% de los votos.
  • Otros candidatos no suman una votación significativa. Estimamos que la sumatoria de su votación podría estar entre 1,12% y 4,5% de los votos.
  • Nota: el ‘Resultado’ muestra el resultado si la elección fuera hoy; ‘Pronóstico’ y ‘Simulación’ muestran el resultado el día de la elección.

#Brasil. Pronóstico Presidencial 2014: Caveat Emptor

Algunas aclaraciones sobre lo que el pronóstico presidencial 2014 no es y sobre lo que el pronóstico presidencial 2014 sí es:

  1. Esto no es un pronóstico electoral tradicional. El objetivo central de un pronóstico tradicional sería acertar al resultado de la elección presidencial.
  2. Esto es un pronóstico electoral experimental. El objetivo central de este pronóstico experimental es acertar al valor real de la opinión pública.
  3. Suponemos que hay una alta correlación entre el resultado de una elección presidencial y el valor real de la opinión pública.
  4. Entendemos que el promedio de las encuestas que tienen sesgos no resuelven en el valor real de la opinión pública.
  5. Entendemos que si se calibran las encuestas que tienen sesgos, su promedio sí resuelve en el valor real de la opinión pública.
  6. Tratamos de maximizar la intensidad y significancia de la correlación, mediante la calibración de encuestas de acuerdo a valores predeterminados y variables especificas.
  7. El modelo está construido de tal forma que no puede entregar un pronóstico menos acertado que la peor encuesta y no puede entregar un pronóstico más acertado que la mejor encuesta.
  8. No somos adivinos. Si las encuestas arrojan pronósticos malos, es probable que nosotros lo repliquemos.
  9. En éste artículo se puede leer más sobre el método que usamos para acertar al valor real de la opinión pública (ver aquí).
  10. En éste artículo se puede leer más sobre lo que anticipamos serán los resultados del pronóstico (ver aquí).

#Brasil. Más preguntas que respuestas

Una de las cosas intrínsecas a hacer pronósticos electorales es que al final se puede comparar el pronóstico con el resultado de la elección. Hay solo dos resultados posibles: o se acierta, o no se acierta. Acertar es estar dentro del intervalo de confianza del pronóstico; no acertar es no estar dentro del intervalo de confianza del pronóstico.

Como se ha repetido en varios artículos de este sitio, Tresquintos está más orientado a métodos que a resultados. Nos interesa más el método que el resultado. Naturalmente, lo óptimo sería triunfar en ambas dimensiones, pero no siempre se puede. Sobre todo cuando el experimento es en tiempo real, y hay muchas variables intervinientes.

De cualquier forma, y como en cualquier experimento, anticipamos que el verdadero proceso de aprendizaje vendrá después de comparar el resultado de la elección con el pronóstico. En ese momento, anticipamos que habrá más preguntas que respuestas. Por eso, el verdadero aporte del pronóstico, será responder esas preguntas. Abajo adelantamos algunas de ellas:

  1. ¿Fue acertado el pronóstico?
  2. ¿En qué falló el pronóstico?
  3. ¿Cómo se comportaron las encuestas nacionales?
  4. ¿Cómo se comportaron las encuestas locales?
  5. ¿Cómo votaron los indecisos?
  6. ¿Cuál fue el efecto del voto en blanco?
  7. ¿Estuvieron acertadas las prioridades a priori?
  8. ¿A qué velocidad se desintegraron las encuestas?

#Brasil: Las claves de la elección presidencial

Tras 12 años en el poder, el Partido de los Trabajadores (PT) se juega el próximo domingo la posibilidad de extender por cuatro años su permanencia en Palacio de Planalto, consolidando así un proyecto iniciado por Luiz Inácio Lula da Silva y que hoy lleva adelante su heredera política y presidenta en ejercicio, Dilma Rousseff.

Sin embargo, el camino para la reelección de Rousseff no se ve sencillo. El creciente malestar social hacia los políticos brasileños y el letargo económico del país aparecen como los elementos claves que podrían definir el voto de los ciudadanos el próximo 5 de octubre.

Durante el último año, la mandataria ha debido enfrentar una serie de manifestaciones sociales que dan cuenta de un profundo malestar de la ciudadanía con la administración del Estado y la clase política en general. La calidad de los servicios públicos en el ámbito de la educación, salud y transporte no ha podido ser resueltos de manera eficiente por ningún gobierno en los últimos 20 años.

Adicionalmente, la clase política brasileña carga con el estigma de contar entre sus filas con individuos vinculados a hechos de corrupción. La administración de los recursos de empresas como Petrobras y reparticiones públicas terminó por cansar a la población, la que mira con indignación cómo sus impuestos terminan en los bolsillos de los funcionarios públicos.

El segundo elemento, la economía más importante de Sudamérica atraviesa por un preocupante período de estancamiento. Las proyecciones de crecimiento para Brasil este año son de apenas un 1%, al tiempo que la inflación ya superó la meta de 6,5% prevista por el gobierno. El poco interés de Brasil por dar un giro hacia una economía más abierta hace prever un panorama complejo para una ciudadanía con altas tasas de endeudamiento y con señales clara de estancamiento.

En este escenario es que han aparecido candidaturas que buscan dar refresco a la administración del Estado: Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB) buscan terminar con un extenso período del PT en el poder proponiendo nuevas formas de solucionar los problemas que aquejan a la sociedad brasileña.

Hasta el minuto, las encuestas indican que ninguno de los candidatos a la presidencia obtendrá en primera vuelta la cantidad de votos suficientes para convertirse en presidente. La posibilidad de un ballotage es cada día más probable.

Marina Silva, la sucesora del fallecido Eduardo Campos asoma como la principal amenaza de Rousseff. Surgida también de las filas del PT, Silva participó como Ministra de Medioambiente en el gobierno de Lula da Silva, sin embargo un distanciamiento con el ex mandatario la llevó a iniciar un proyecto político propio.  La alianza política con Campos y su expectante posición en las encuestas han encendido una elección que podría tener por primera vez en la historia a dos mujeres disputando la presidencia de Brasil en segunda vuelta.

Una vez más el clivaje de continuidad o cambio será clave en una elección presidencial. La ciudadanía deberá decidir si vuelve a dar un voto de confianza para que el PT continúe administrando el país o da espacio para el recambio por los próximos cuatro años.

#Chile. Seguridad ciudadana: un flanco imprevisto

Publicado en La Tercera

Las últimas semanas estuvieron fuertemente marcadas por las criticas a la conducción económica del gobierno. Las cifras – que mostraron una caída en el crecimiento, un aumento en el desempleo y una escalada en la inflación – no dejaron indiferentes a nadie. Desde la oposición culparon a la inestabilidad asociada a la reforma tributaria – exigieron afinar algunos detalles. Desde el sector más moderado del oficialismo culparon a la ambición excesivamente expansionista – sugirieron resucitar la alianza público-privada. En efecto, el gobierno le puso el acelerador a la reforma y anunció un plan de cooperación con el empresariado.

En la puerta del horno, el gobierno tuvo un segundo embate. La explosión de una bomba en la estación de Metro Escuela Militar abrió un flanco imprevisto. En los pocos meses que lleva la actual administración, nadie anticipó que un tema de suma importancia sería el manejo de la seguridad ciudadana. El atentado terrorista puso en entrecruces al oficialismo, mostrando inconsistencias importantes. Mostró que, contrario a la opinión inicial del gobierno, la aplicación de la Ley antiterrorista es una herramienta útil. Y mostró que, a diferencia de la opinión de algunos de sus diputados, su aplicación es necesaria.

Comparar el gobierno de Piñera con el gobierno de Bachelet en conducción económica y manejo de seguridad ciudadana resulta inevitable. Pues en ambos temas el gobierno anterior fue más fuerte de lo que ha sido el gobierno actual. Los buenos indicadores económicos y el énfasis en seguridad ciudadana son dos legados indiscutibles del gobierno anterior que han brillado por su ausencia en el gobierno actual. Las encuestas muestran mayor confianza en la economía durante el gobierno de Piñera que durante el gobierno de Bachelet, y que el atentado terrorista no solo es evaluado como el peor de los últimos años, pero también como un incidente evitable.

La aprobación de la reforma tributaria releva al gobierno en parte. Con las reglas del juego claras bajará la sensación de inestabilidad económica. Esto no es tan claro en la agenda de seguridad ciudadana. El novedoso método de los terroristas abre un escenario inédito que inevitablemente será ligado a la estabilidad política. Es un nicho que será explotado por quienes resisten el programa del gobierno. Un buen punto de partida para neutralizar aquello – y que ya ha avanzado el gobierno – es mostrar firmeza en capturar a los responsables mientras se trabaja en promulgar una ley antiterrorista de acorde con los tiempos.

El rápido ascenso de la seguridad ciudadana como tema prioritario sugiere que no será tan simple avanzar en el programa de gobierno. Las reformas estructurales propuestas tendrán que ser complementadas con medidas de mayor urgencia. El gobierno necesariamente tendrá que buscar un balance entre las metas de largo plazo y las metas de corto plazo. No es aceptable aprobar una reforma electoral si los votantes conviven con miedo. Si se descuida lo urgente, lo más lógico es que la evaluación de Bachelet comience a declinar, y en consecuencia su coalición sea castigada en la próximas elecciones municipales.

Bachelet debe redefinir sus prioridades. Hasta el momento el gobierno ha sobre ideologizado el país con las reformas estructurales, descuidando temas de mayor urgencia – como la economía y la seguridad ciudadana. Si bien las reformas estructurales pueden ser consideradas necesarias, los últimos incidentes muestran que pueden entrar en conflicto con temas de mayor urgencia. De hecho, la critica más efectiva de la oposición ha sido que el gobierno ha estado más preocupado del futuro que del presente. Sobre ideologizar puede pasar rápidamente de tener un efecto negativo para el gobierno a tener un efecto negativo para el país.