Archivos de la categoría Uncategorized

#Chile. La Deblacle de la DC

Publicado en La Tercera.

Hace cuatro meses la DC anunció a los cuatro vientos una candidatura presidencial propia, una lista legislativa propia y la inminente salida de la coalición oficialista. Se nominó a Carolina Goic como candidata y se comenzó a diseñar una planilla de candidatos a senador y diputado compuesta solamente con nombres de militantes. La idea era revivir el sueño de la casa propia, y apuntar a construir una DC fuerte e independiente mucho más similar a la que gobernó en los sesentas que a la que gobernó en los noventas.

La idea de revitalizar a la DC tenía sentido por dos lecturas que se hicieron al interior de la colectividad. Primero, que la polarización política les podría abría un espacio en el centro que había quedado abandonado. En efecto, la fuerte agenda izquierdista del gobierno y la clara oposición de derecha se habían tomado la política, dejando huérfanos a la mayoría de los votantes moderados. Esto le sugirió a la DC que si se posicionaban con fuerza en el centro podrían capturar ese gran electorado.

La segunda lectura que llevó a la DC a pensar que era el momento correcto de independizarse estuvo basada en los efectos que produciría el nuevo sistema electoral. Dado que en la próxima elección aumentará el número de escaños a elegirse a nivel de cada unidad electoral, bajará el porcentaje de votos que se necesita para ganar. Este hecho llevó a la DC a pensar que, a partir de su presencia nacional, con los mismos votos podrían optar por más escaños. En otras palabras, podrían hacer lo que siempre han querido hacer, pero que el binominal les impedía.

Pero Goic no prendió en las encuestas. Desde que la DC proclamó a Goic en Marzo de 2017, en comparación con el resto de los candidatos de partidos grandes, ella siempre fue la última en el orden de preferencias. El notorio contraste entre el porcentaje de apoyo a la candidata (2%) y el porcentaje de apoyo al partido (15%) sugiere que la candidata siempre fue parte del problema, y no de la solución. En retrospectiva, haber insistido en posicionar la candidatura de Goic por parte de la DC parece haber sido una negligencia de proporciones.

Uno de los efectos de haber mantenido a Goic por tanto tiempo fue haber debilitado a la lista parlamentaria, pues es sabido que una candidatura presidencial fortalece o debilita a su lista legislativa en base a su propia capacidad de posicionarse. No sería raro que los pocos que votarán por Goic, fueran exactamente los mismo que los que votarán por los candidatos a senador y diputado. Por lo mismo, con las ya conocidas vulnerabilidades de la candidatura de Goic, sorprende que no se hayan hecho mayores esfuerzos por buscar arreglos alternativos.

Insistir en una candidatura que a todas luces no prende, solo por razones ideológicas es un error. Haber mantenido a la débil candidata Goic tanto tiempo en primera línea no solo tuvo un costo para la propia candidata, sino que tuvo un costo para el partido. Paradojalmente, para muchos votantes el partido está muy lejos de ser la DC de los sesenta preocupado por la gente. Sino que ven un partido obsesionado en obtener mayores cuotas de poder y de estar más preocupados por resolver sus problemas internos que por hacer lo éticamente correcto.

Quizás el error más grande de la DC fue haber pecado de soberbia, al poner todas sus fichas en que Goic crecería en las encuestas, se abriría un cupo en la segunda vuelta, y fortalecería a la lista de candidatos DC al Senado y a la Cámara de Diputados. Si habrían sido más realistas hubiesen mantenido un canal de comunicación abierto con el PS-PPD-PR-PC, para ir en una lista conjunta si es que su plan A no daba frutos. Pero no lo hicieron, y hoy se encuentran en la posición más vulnerable en que han estado en su historia como partido político.

Idealmente la negociación tendría que haber ocurrido antes de que Goic entrará en su periodo de reflexión y transparentara toda su debilidad. Pero a estas alturas tampoco hay mucho que se pueda hacer para enmendar el camino. Ahora bien, cualquier solución a los problemas de la DC necesariamente pasan por la bajada de Goic. Solo así podrán explorar la idea de hacer un pacto con alguno de los partidos de la ex Nueva Mayoría y atenuar las malas prospectivas de ir en una lista legislativa propia.

La debacle de la DC se ha transmitido para todo el país en cámara lenta. La decisión de revivir el sueño de la casa propia ha fracasado con escándalo. Hoy el partido lucha por llegar en mejor condición a la elección legislativa de noviembre, pero sin expectativas de tener el gran rendimiento que le prometían a sus militantes hace solo algunos meses. Al parecer lo único que queda es agachar la cabeza, admitir los errores, y buscar ser aceptados de vuelta en la casa. Pues saben que si insisten en el camino propio, arriesgan desaparecer como partido relevante.

#Chile. La peor pesadilla

Publicado en La Tercera

El segundo debate entre los tres candidatos presidenciales de Chile Vamos, televisado por cadena nacional, representa la peor pesadilla de la derecha. El debate que se dio de forma desordenada, personal, e intensa desnuda todas las vulnerabilidades que existen dentro de la coalición. Muestra que la amplia ventaja en las encuestas es más frágil de lo que aparenta ser, y que el escenario que parece ser históricamente favorable para ganar la elección presidencial se puede derrumbar sin previo aviso.

De las siete elecciones presidenciales que se han disputado desde el retorno de la democracia, la de 2017 es la más auspiciosa para la coalición de la derecha. Nunca ha tenido más posibilidades de ganar que esta. En las elecciones de 1989 y de 1993 ni siquiera consideraron la posibilidad de un triunfo. En 1999 estuvieron sorpresivamente cerca, con Joaquín Lavín. En 2005 tuvieron más posibilidades con dos candidatos. En 2009 ganaron con Sebastián Piñera contra todo pronóstico, y en 2013 se inscribieron como turistas.

En comparación con las anteriores, la presidencial de 2017 se perfila como un extraordinario año para ganar la elección. En parte porque la mala gestión de Michelle Bachelet naturalmente premia a la derecha como la oposición mejor organizada, y en parte porque Piñera ha logrado usar su imagen para mantenerse como favorito en las encuestas. Es decir, la derecha no solo se ve favorecida por ser la oposición más fuerte sino que además porque cuentan con el candidato que corre más ventaja.

Este era, hasta antes de las primarias, el pronóstico. Piñera parecía tener todo bajo control en su coalición, dominando y controlando las aspiraciones de Manuel José Ossandón y Felipe Kast. Incluso había logrado limitar la cantidad de interacciones al mínimo, para mantener el statu-quo. Pero algo salió mal. Algo se descarriló. Para muchos ese momento fue el primer debate, cuando el tono de la conversación se volvió personal y agresivo, y el tema central dejó de ser la idea y pasó a ser la persona.

En el mar de descrédito político, y la creciente desafección ciudadana, esta transición tiene un costo enorme. Quizás porque como oposición la derecha se sentía ajena o menos involucrada, o porque Piñera se mantenía arriba en las encuestas, el despertar del día después del primer debate fue duro. La imagen de la coalición ordenada se parece haber desvanecido luego de ese primer encuentro. La ruda interacción entre los candidatos mostró que tienen los mismos flagelos y vulnerabilidades que todos los demás.

Si este primer debate no fuera suficiente, vendría el segundo, y el primer pasaría rápidamente a ser recordado como la punta del iceberg. El fuerte choque entre los candidatos en el debate televisado a nivel nacional sirvió como evidencia para confirmar que no todo estaba tan resuelto como se pensaba en Chile Vamos. Aunque muchos tenían las sospechas de que las prospectivas de la derecha de ganar la elección sin mayores dificultades estaban sobre valoradas, el segundo debate lo confirmaría.

El segundo debate mostró que no existe lealtad entre los candidatos de Chile Vamos. Mostró que el carácter legal vinculante no es suficiente para que los perdedores se alineen tras el ganador, sino que simplemente sirve para eliminarlos de la papeleta de la primera vuelta. El segundo debate mostró que el primero en la carrera puede tambalear, y aunque logre pasar a segunda vuelta, reunir la mayoría absoluta para ganar será una tarea magnánima y significativamente más difícil de lo originalmente anticipado.

Nunca hubo dudas de que Piñera sería el ganador de las primarias. Aun no hay dudas de eso. Pero hay una serie de ventajas tangenciales relevantes para la derecha que se perdieron en el debate. Uno de esos temas es la participación. Mientras que es improbable que la proporción de preferencias entre los candidatos hayan variado significativamente, es probable que menos gente acuda a las urnas después de la lamentable presentación. Al menos parece haber consenso que el debate no sirvió para atraer a más votantes.

Perder votos en las primarias es relevante e incluso podría llegar a ser decisivo. Parte de la utilidad de las primarias para los partidos es fidelizar a votantes. En parte las primarias sirven para que los candidatos ganadores aseguren la participación de esa base de votantes que podría ser crucial en definir la elección definitiva. En este sentido, el tropezón del segundo debate televisivo no solo se escribirá como una anécdota en los anales de las elecciones, sino que podría ser el primer paso en la dirección del abismo.

Después de las primarias Chile Vamos debe reflexionar sobre los daños infligidos y planificar una reestructuración en base a las lecciones aprendidas. Si quieren ganar la elección la mejor receta es dar vuelta la página y comenzar un proceso de concilio entre las partes. En este proceso será esencial integrar a Kast al comando, y a incluir a Ossandón de alguna forma. Este es un caso donde la unión hace la fuerza. Si no se unen, perderán la elección y será un ejemplo perfecto de una oportunidad histórica desperdiciada.

#Chile. Si no les puedes ganar, confúndelos

Publicado en La Tercera

La última cuenta pública del segundo cuatrienio de Bachelet puede resumirse como un mar de logros y promesas difícil de poner en contexto. La larga lista de proyectos de ley aprobados en el último año, pero también en los tres anteriores, y de mensajes que se enviarán este año aparentemente entablan al gobierno como uno satisfecho de haber hecho la pega. Entre la batería de índices y porcentajes queda la sensación de que contra todo pronóstico el gobierno cumplirá con sus promesas de campaña antes de su salida.

Pero esta evaluación parcial auto-complaciente no solo es engañosa, pero es errónea. Muchas de las promesas que se presentaron como cumplidas ni siquiera fueron reportadas hace un año como promesas. Lo anterior naturalmente sugiere que fueron improvisadas para artificialmente incrementar el porcentaje total de cumplimiento. Pero incluso si fueran consideradas como promesas, a juicio de algunos expertos, que se dedican a medir porcentajes de cumplimiento, el gobierno igualmente estuvo significativamente lejos de cumplir con cabalidad.

Este último punto es relevante, dado que para muchos el éxito de un gobierno se mide en el porcentaje de promesas cumplidas. Pero rara vez se ponderan las promesas por su importancia e impacto en la sociedad. Cumplir 50 promesas de proyectos de ley que pasan con mayoría simple, es bastante más fácil que cumplir dos promesas de proyectos de ley que solo pasan con quórum calificado. Esto parce ser lo que explica por qué Bachelet ignoró por completo algunas de sus promesas más emblemáticas.

Un ejemplo de un proyecto de ley que necesita quórum calificado, y es a su vez una promesa emblemática, es la promesa de una nueva Constitución. Si bien Bachelet mencionó que enviará un nuevo texto constitucional para ser aprobado en el Congreso antes de fin de año, aún quedan muchas dudas sobre cuál será el proceso, y qué tan ciudadano será si se hace por medio de una convención constituyente. Mencionar de forma tan breve y tangencial el proyecto más emblemático de su gobierno es por lo bajo lamentable.

Gran parte de la retórica de la campaña de Bachelet y la Nueva Mayoría en 2013 se hizo en base a una nueva Constitución. De hecho, la gran base de sus votantes la prefirieron a ella porque era el camino más seguro para conseguir ese texto. Hoy, en un contexto político completamente presidencializado, en el cual además el oficialismo se encuentra desintegrado, es seguro decir que esa es una de las promesas que no se cumplirá antes del final del cuatrienio. Sin duda un hecho que pone en duda la capacidad política del gobierno.

Quizás una buena alternativa, más que resumir logros y hacer promesas, habría sido usar la cuenta pública para diseñar una agenda de continuidad al legado de la Nueva Mayoría. En particular habría sido importante pasar el bastón progresista que sostiene la promesa de una nueva Constitución a un candidato que asegure la continuidad. Aunque Bachelet manifestó un tenue apoyo a la línea política progresista, fue una remembranza del poco apoyo que le entregó a Frei en 2009, y un presagio del poco apoyo que le entregará a Guillier en 2017.

Fue una cuenta pública hecha para los votantes de la Nueva Mayoría. Los logros y promesas contrastan bruscamente con los índices de aprobación. Muchos se preguntarán de qué sirven todos los índices y porcentajes presentados por la Presidenta si la gente no aprueba del trabajo del gobierno. En efecto, a ratos parecía que Bachelet entró al discurso sabiendo que una comparación rigurosa con sus promesas originales sería un fracaso, por lo cual decidió confundir a su audiencia con una larga lista de números desconetxtualizados.

Lo anterior no implica que el segundo gobierno de Bachelet es un mal gobierno–de hecho, ese balance solo se podrá hacer luego de que se bajen las cortinas en marzo de 2018 o incluso años después de eso. Pero lo que sí implica es que el gobierno tomó un rumbo distinto al propuesto en 2013. Todo indica que las grandes reformas ya ocurrieron, y lo que se hará en lo que queda del periodo serán solo reformitas. Quizás por eso habría sido mejor enfocarse más en la continuidad de sus promesas en el próximo gobierno que en celebrar victorias parciales.