#Chile. El dilema del ministro sin alternativa

Publicado en La Segunda

La reforma previsional está madrugando. Es el tema del momento. Sin embargo, quedan muchas dudas sobre el curso que tomará. No hay ni un liderazgo claro ni una propuesta concreta para reemplazar el actual sistema de AFP.

Aunque Luis Mesina se ha asomado como el principal agente tras la demanda popular, el foco de atención más importante está puesto en la clase política. La pregunta es quién va tomar el tema. Entre las variadas alternativas que ofrece la fauna nacional, destaca el esfuerzo de la bancada legislativa de la DC.

Pero además de la DC, pocos se han acercado. Razones sobran. Primero, porque la clase política están cuestionada. Hoy, mostrarse como defensor del pueblo es ser hipócrita. Otra razón es que buena parte de los políticos están de acuerdo con las AFP. No sufren las mismas consecuencias que los chilenos de a pie.

Uno que debe tomar la batuta es el Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés. Como titular del gobierno de turno y jefe de las arcas fiscales, no lo puede ignorar. No será fácil. Hasta ahora, la única solución a los problemas inducidos por las AFP parecen ser una inyección de platas púbicas.

Sin embargo, Valdés ha repetido hasta el cansancio que no es posible. Ya desestimó la idea de hacer una segunda reforma tributaria para resolver los problemas de la reforma educacional. Y ya dejó entrever que es imposible conseguir recursos adicionales para pasar a un sistema mixto o de reparto en el corto plazo.

El desafío de Valdés es tomar el tema y proponer soluciones. Debe al menos insistir en instalar una mesa de dialogo. Debe mostrar que el gobierno escucha a la gente, y que a pesar de las complejidades, siempre existen soluciones. Con una presidenta abatida y un gobierno alicaído, cerrarle la puerta en la cara a la gente no es una alternativa.

Comentarios cerrados.