#Colombia. La primera victoria de Santos

El presidente Juan Manuel Santos logró una estrecha victoria en las elecciones legislativas del pasado domingo, luego que el oficialista Partido de la U consiguiera un 15,6% de los sufragios. Esto le facilitaría a Santos el control del Congreso si finalmente es reelecto en Mayo.

Fue la primera elección donde el oficialismo midió fuerzas con el Centro Democrático, la nueva plataforma política del ex presidente Álvaro Uribe, partido que consiguió 14,3% de los sufragios. Mientras que el partido de Santos obtuvo 21 curules en el Senado y 37 curules en la Cámara de Representantes, el partido de Uribe obtuvo 19 curules en el Senado y 12 curules en la Cámara de Representantes.

Tras la elección, la conformación de fuerzas al interior del Congreso muestra que los Liberales – quienes apoyan a Santos y consiguieron 13,6% de los votos ‒ tendrán 17 senadores y 39 representantes en la Cámara baja. En tanto, los Conservadores ‒ que consiguieron un 12,2% de los sufragios ‒ los seguirán de cerca con 19 senadores y 27 representantes en la Cámara baja.

Si el actual mandatario repite la coalición de gobierno de 2010, con el Partido Liberal, el Partido Conservador y Cambio Radical (este último consiguió un 7% en las legislativas), su mayoría en el Congreso será amplia. Por tanto, los acuerdos a los que pudiese llegar en el proceso de paz con la guerrilla en La Habana tendrían mayor probabilidad de llegar a buen puerto.

Otro de los puntos destacados fue la alta votación registrada en favor en la Alianza Verde, que logró cerca de 4 millones de votos. Dicho conglomerado realizó una consulta abierta para elegir a su candidato presidencial. El ex-alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa se erigió como la figura que representará a los verdes en la elección de mayo. Sin embargo, el panorama no se ve sencillo al interior del partido. John Sudarsky, un precandidato perdedor en la consulta, anunció que “no le cargará el megáfono” a Peñalosa, pues considera que fueron los votos de Uribe los que lo eligieron. En tanto, Camilo Romero, el otro precandidato, también dejó entrever sus dudas con el Peñalosismo.

Las elecciones registraron 14,3 millones de votos, un 43,6% del potencial electoral. Cerca de 750.000 electores votaron en blanco (5,2%) y casi 1,5 millones de sufragios (10,4% para el Senado y 12,2% para la Cámara) fueron anulados. Este último número se explica en parte por la presentación simultánea de listas cerradas y abiertas que dificultan las selecciones en el tarjetón. A esto se suma la confusión que provocaron campañas, en las que evocando el nombre de un líder político y su partido, se invitaba a votar por otro. El tarjetón para las presidenciales es más simple, y Uribe, el candidato en el ojo del huracán no corre en la carrera presidencial.

Teniendo en cuenta que los Liberales no presentarán candidato propio (irán con Santos), que el líder natural de Cambio Radical ‒ Germán Vargas Lleras ‒ es la fórmula vice-presidencial del mandatario en ejercicio, que los Conservadores están divididos entre los Santistas y los seguidores del candidato oficial del partido, y que el Uribismo estuvo lejos de arrasar en las elecciones legislativas como muchos esperaban, aumenta la probabilidad de una victoria para Santos.

Comentarios cerrados.